¿Cómes Emocionalmente?

21.01.2021


La alimentación emocional se ha definido como la alimentación en respuesta a una serie de emociones negativas, como la ansiedad, la depresión, la ira y la soledad, pero también puede estar asociado con emociones positivas como la felicidad o la alegría. En este sentido, se usa la comida como una forma de llenar un vacío y crear una falsa sensación de saciedad para sentirse "completo" de forma temporal. La alimentación emocional implica que el cuerpo no entiende la diferencia entre el hambre física y emocional y no sigue sus señales naturales de hambre y saciedad.


 ¿Cómo puedo saber si como emocionalmente?


Cuenta cuántas de las siguientes afirmaciones se te aplican todo o la mayoría del tiempo:


  1. Estoy preocupado/a por la comida, la alimentación y el peso.
  2. Como aunque no tenga hambre física.
  3. Como muy poco en público y me doy un atracón en privado.
  4. Como para consolarme y aliviar los sentimientos de angustia.
  5. Tiendo a comer más cuando estoy estresado, ansioso o deprimido.
  6. Me paso todo el día masticando algo, a menudo necesito tener algo en la boca.
  7. La comida se ha convertido en mi amiga o mi acompañante preferida.
  8. A veces siento hambre incluso después de una gran comida.
  9. Dejo que la báscula determine si tengo un buen o un mal día.
  10. Como hasta que me duele el estómago o siento náuseas.
  11. Me siento avergonzado/a de mí mismo debido a la cantidad de comida que consumo.
  12. Me siento impotente ante mis comportamientos alimenticios.
  13. Como antes de ir a la cama por la noche para poder dormir.
  14. Utilizo la comida como recompensa. Como cuando estoy aburrido, cansado o me siento mal.
  15. Como cuando veo anuncios de comida en la televisión.
  16. No comparto con los demás lo que como y cuánto como.
  17. Anticipo con entusiasmo los momentos en que puedo comer solo/a.
  18. Hago chistes despectivos sobre mi alimentación o mi talla.
  19. He intentado muchas dietas, sin éxito.
  20. Me aterroriza seguir aumentando de peso.


Si te reconoces en cinco o más afirmaciones, probablemente seas un comedor emocional. Busca ayuda y trabaja para cambiar tus patrones de alimentación y mejorar tu relación con la comida y con tu cuerpo.


Déjame ayudarte a crear un plan nutricional y de estilo de vida que te ayude a alcanzar tus objetivos.