Cómo Afectan las Hormonas a nuestro Peso y Salud

21.02.2021


¿Tiene problemas de tiroides, problemas de peso, fatiga crónica o desequilibrios en tu estado de ánimo? En ese caso las hormonas pueden ser las culpables.

Las hormonas son mensajeros químicos producidos por las glándulas endocrinas que controlan casi todos los procesos del cuerpo, desde el metabolismo hasta la reproducción y el estado de ánimo. El sistema endocrino se compone de una amplia gama de glándulas secretoras de hormonas que cumplen diversas funciones, como el hipotálamo, la tiroides, las glándulas suprarrenales, el páncreas, los ovarios y los testículos. Los desequilibrios hormonales pueden alterar el sueño, el estado de ánimo y la libido, y contribuir al aumento de peso, la fatiga suprarrenal, la niebla cerebral y varias enfermedades crónicas. Puedes leer sobre las causas y síntomas de los desequilibrios hormonales en mi post aquí.


ALGUNAS DE LAS HORMONAS MÁS IMPORTANTES


Hormonas tiroideas


La glándula tiroides mantiene tu metabolismo bajo control a través de la acción de las hormonas tiroideas. Estas hormonas no sólo controlan tu metabolismo general, su peso, sus niveles de energía y su temperatura. En realidad, gestionan directamente el metabolismo de cada una de las células del cuerpo, por lo que si tus niveles no son correctos, todas las células pueden verse afectadas. Los trastornos de la tiroides que dan lugar a una cantidad insuficiente o excesiva de hormonas tiroideas y pueden causar una amplia gama de síntomas, y si no se tratan pueden dar lugar a enfermedades como la enfermedad de Hashimoto o la enfermedad de Graves. El 90% de las afecciones tiroideas son autoinmunes.


Insulina


La insulina es liberada por el páncreas, que se encuentra detrás del estómago. Esta hormona permite al organismo utilizar la glucosa o el azúcar de los hidratos de carbono de los alimentos para obtener energía. Ayuda a evitar que los niveles de azúcar en sangre sean demasiado altos o demasiado bajos. Si tu cuerpo tiene más azúcar del que necesita, la insulina ayuda a almacenarla en el hígado y a liberarla más tarde cuando la necesite para obtener energía. Si tu páncreas no produce insulina de forma natural, como en el caso de la diabetes de tipo 1, debe administrarse insulina regularmente. Suele administrarse mediante inyecciones o una bomba de insulina. Si tu cuerpo produce insulina, pero no la suficiente para equilibrar los azúcares en la sangre, puede desarrollar hiperglucemia o niveles altos de azúcar en la sangre. Esto puede provocar complicaciones a largo plazo, como la diabetes de tipo 2. Cambios en el estilo de vida, que incluyan una dieta saludable y ejercicio moderado, pueden mejorar el nivel de azúcar en sangre y crear un equilibrio entre la insulina y el azúcar en sangre.


Estrógeno


Esta hormona sexual, para las mujeres se crea en los ovarios, aunque también en menor medida en las glándulas suprarrenales y en las células grasas. El estrógeno es responsable de la reproducción, la menstruación y la menopausia.  El estrógeno es importante para la salud de los huesos y la sangre, así como para el deseo sexual. Los niveles de esta hormona suben y bajan de forma natural durante la vida de una mujer. El exceso de estrógenos aumenta el riesgo de cáncer de mama, cáncer de útero, depresión y cambios de humor. La dominancia de estrógenos, es una condición en la que la progesterona no está en equilibrio con el estrógeno. Los niveles bajos de estrógenos pueden provocar acné, lesiones cutáneas, adelgazamiento de la piel o pérdida de cabello. Tu cuerpo puede confundirse por los xenoestrógenos, compuestos químicos que imitan al estrógeno. Éstos se encuentran en nuestro ambiente, en plásticos, cosméticos, alimentos procesados y algunas carnes. Dado que parte del estrógeno es producido por las células grasas, el exceso de peso puede aumentar los niveles de estrógeno. El intestino también influye en el estrógeno porque regula las enzimas que lo metabolizan. Muchos de estos problemas pueden abordarse cuidando la salud de tu intestino, eliminando  toxinas ambientales y seguiendo una dieta saludable.


Serotonina


Esta hormona mejora el estado de ánimo está relacionada con el aprendizaje y la memoria, la regulación del sueño, la digestión y algunas funciones musculares. Se produce principalmente en el intestino. Investigaciones recientes han demostrado que los niveles de serotonina que promueven un impacto positivo en el estado de ánimo pueden aumentar la longevidad hasta en 10 años. Los niveles bajos de serotonina pueden provocar depresión, migrañas, aumento de peso, insomnio y antojos de carbohidratos. Un exceso de serotonina puede causar agitación, confusión o letargo.


Cortisol


La función principal de esta hormona producida por la glándula suprarrenal es responder al estrés. Sin embargo, el cortisol también desempeña un papel en el control de la inflamación y la regulación del flujo sanguíneo. En modo de peligro, la glándula suprarrenal aumenta la producción, lo que incrementa el ritmo cardíaco, la presión arterial, la respiración y la inflamación en general. Casi todas las células tienen receptores de cortisol, por lo que, en momentos de alerta máxima, el cortisol puede interrumpir procesos como la digestión. Aunque la función del cortisol es responder rápidamente al peligro, en condiciones ideales esto sólo ocurre en breves ráfagas. Si estás sometido a un estrés continuado durante un periodo prolongado, tu cuerpo seguirá produciendo cortisol. Esto puede conducir a una serie de problemas como úlceras, presión arterial alta y enfermedades del corazón, ansiedad, aumento de los niveles de colesterol, problemas autoinmunes. Aprender a controlar el estrés a través de técnicas como la meditación, mindfullnes, ejercicio ayuda a controlar los niveles de cortisol. También considera la posibilidad de añadir suplementos que incluyan hierbas adaptógenas que ayuden a aliviar el estrés.


Adrenalina


La adrenalina, al igual que el cortisol, se segrega en la glándula suprarrenal y también en algunas neuronas del sistema nervioso central. Se deriva del aminoácido tirosina. Te ayuda a pensar y a actuar con rapidez en respuesta ante el peligro enviando sangre adicional al corazón y a los músculos grandes. La adrenalina también bloquea el dolor. Al igual que con el cortisol, el estrés sostenido puede conducir a una sobreproducción de esta hormona. Esto puede dar lugar a mareos, irritabilidad, ansiedad, pérdida de peso, palpitaciones, aceleración de los latidos del corazón y presión arterial alta. Aprender técnicas de relajación que le ayuden a controlar el estrés puede contribuir en gran medida a aliviar los síntomas. 


Introducir algunos cambios en tu dieta y estilo de vida puede ayudar a  equilibrar tus hormonas y prevenir o revertir muchos de los problemas de salud asociados a estos desequilibrios. Lee sobre cómo equilibrar tus hormonas de forma natural en mi aquí.



Déjame ayudarte a crear un plan nutricional y de estilo de vida que te ayude a alcanzar tus objetivos.