5 Reglas Alimentarias para Promover tu Salud Mental

07.12.2020


Aquí tienes cinco principios alimentarios a seguir para apoyar tu salud mental:

1. Horarios de comidas regulares


Mantener un horario de comidas regular ayuda a sincronizar tu ritmo metabólico, mientras que los horarios de comidas irregulares afectan al metabolismo de las grasas y a la digestión. Comer comidas ricas en proteínas a primera hora del día ayuda a mantener la energía y el estado de alerta, mientras que comer carbohidratos al final del día puede mejora la relajación y el sueño.


2. Controla tus niveles de azúcar en sangre


Existe una relación entre los problemas del estado de ánimo y los niveles de azúcar en la sangre. Algunos síntomas de una mala regulación glucémica son fatiga, irritabilidad, cambios de humor y ansiedad. Las dietas que suministran proteínas (moderadas-altas), sobre todo proteínas vegetales (legumbres, nueces, soja), "grasas buenas", y son bajas en cereales y granos, ayudarán a mantener tus niveles de azúcar estables. Además, la sal marina apoya la función suprarrenal y ayuda a estabilizar los niveles de glucosa. 

El momento de la comida también es importante, las personas con una glucosa sanguínea inestable podrían encontrar beneficioso comer más a menudo y en comidas más pequeñas.


3. Encontrar intolerancias y sensibilidades alimentarias


Cuando se lucha contra una intolerancia o sensibilidad alimentaria no identificada, el cuerpo envía constantemente respuestas inflamatorias que pueden causar daño de múltiples formas. A menudo, las personas no son conscientes de sus intolerancias o sensibilidades porque los efectos pueden no ser inmediatos, sino que se pueden retrasar durante horas o incluso días. Algunos síntomas no digestivos de una intolerancia o sensibilidad alimentaria son neblina mental, dolores de cabeza, migrañas, dificultad de concentración y fatiga. Encontrar cuáles son los alimentos a los que estás reaccionando, con la ayuda de un experto en nutrición, ayudará a mejorar tu estado de ánimo y tu salud en general.


4. Disminuir la inflamación y el estrés oxidativo


Hay una variedad de nutrientes que actúan como antioxidantes para reducir la inflamación y el estrés oxidativo en el cerebro. Los alimentos completos frescos, las verduras y frutas, y las proteínas animales alimentan nuestras células. Las frutas, las verduras, el chocolate, el té y las "grasas buenas" disminuyen la inflamación y el estrés oxidativo. Los huevos, el aceite de oliva y las frutas de color azul y morado cómo los arándanos apagan la inflamación que contribuyen a los problemas mentales. Además, los carotenoides que se encuentran en las frutas y verduras, especialmente en las verduras de hoja oscura y los alimentos de color rojo-naranja, son antiinflamatorios y antioxidantes, y mejoran la salud cognitiva.


5. Añadir alimentos ricos en vitamina B


La metilación es un proceso químico muy importante que nuestros cuerpos utilizan para asegurar que nuestros genes funcionen correctamente. Este proceso requiere niveles óptimos de vitaminas B para funcionar de manera eficiente, especialmente el folato, que se encuentra en hojas verdes, lentejas, semillas de girasol, brócoli, espinacas y almendras. El hígado, el ajo, la cebolla, la remolacha y el vino tinto también apoyan al proceso de metilación, al igual que los alimentos ricos en colina como los huevos. Al menos una comida al día, preferiblemente al mediodía, debería incluir proteínas y un buen plato de verduras de hoja verde para alimentar la energía y el estado de ánimo positivo a lo largo del día.


Déjame ayudarte a crear un plan nutricional y de estilo de vida que te ayude a alcanzar tus objetivos.