Neblina Mental

17.12.2020


La "neblina mental" suele describirse como una mente nublada, dificultad para concentrarse, pensar o comunicarse, estar distraído u olvidadizo, y la sensación de fatiga constante. Otros síntomas de la neblina mental suelen ser:


  • Baja energía
  • Irritabilidad
  • Problemas de concentración, para recordar información
  • Dolores de cabeza
  • Baja motivación, sensación de desesperanza o sentirse ligeramente deprimido
  • Ansiedad
  • Confusión
  • Dificultades para dormir o insomnio
  • Dificultad para hacer ejercicio
  • La falta de sueño


CAUSAS COMUNES DE LA NEBLINA MENTAL


Falta de sueño


La niebla cerebral puede originarse por la falta de sueño, ya que este eleva los niveles de cortisol, "la hormona del estrés". Todos necesitamos entre siete y nueve horas de sueño de calidad por noche para poder pensar con claridad, y los niños y adolescentes suelen necesitar aún más horas de sueño.


Deficiencias alimentarias


Si duermes bien a menudo, pero sigues sientiendo síntomas de neblina mental, es probable que esto tenga algo que ver con tu dieta. Las deficiencias de vitaminas y minerales, junto con el azúcar, el alcohol, los carbohidratos refinados y sobredosis de cafeína, pueden afectar la función cerebral. Además, entre las personas más propensas a sufrir de neblina ental se encuentran las que tienen intolerancia al gluten o sensibilidad a algunos alimentos.


Inflamación


Se cree que la neblina mental está causada por altos niveles de inflamación en el cuerpo provocados por sobreactividad de bajo grado del sistema inmunológico. La inflamación también produce cambios en las tres hormonas primarias que determinan tu estado de ánimo, energía y concentración: la dopamina, la serotonina y el cortisol.


Algunos medicamentos 


Se ha encontrado que ciertos medicamentos pueden provocar neblina mental, incluyendo antidepresivos, estimulantes, somniferos, y antipsicóticos. Algunos medicamentos pueden aumentar la inflamación del cerebro y perjudicar la función hormonal. Si tomas regularmente algunos de estos medicamentos y sientes síntomas de neblina mental, consulta con tu médico sobre cómo minimizar estos efectos.


TRATAMIENTOS NATURALES


Rebaja la ingesta de azúcar


Reducir el azúcar y los alimentos procesados que están llenos de él, es el primer paso para atajar la neblina mental. El azúcar produce una sensación de energia rápida y de corta duración, por lo que después se produce un efecto contrario. En última instancia, necesitamos mantener nuestros niveles de energía y concentración constantes. Mientras que el azúcar refinado aumenta la inflamación, los carbohidratos de calidad como son las frutas y verduras hacen lo contrario.


Aborda intolerancias o sensibilidades alimentarias


Cuando las personas sufren de sensibilidad o intolerancias alimentarias, experimentan daños relacionados con sistema digestivo que afectan a la función cerebral. A pesar de lo que la mayoría de la gente piensa, las reacciones relacionadas con la comida como los intolerancia a  lactosa o al gluten son algo más que problemas digestivos. Una intolerancia o sensibilidad alimentaria desencadena reacciones inflamatorias que afectan a muchos aspectos de la salud, desde la absorción de nutrientes hasta la síntesis de hormonas. Si crees que tienes una sensibilidad o intolerancia no resuelta, considera pedir ayuda a profesional para realizar una dieta de eliminación. Lee sobre las diferencias entre una alergia, una sensibilidad y una intolerancia alimentaria aquí. 


Come suficientes carbohidratos saludables


La serotonina es la hormona que se libera cuando comes carbohidratos, y su principal función es mantenerte tranquilo, positivo y seguro de ti mismo. Come carbohidratos complejos sin procesar a lo largo del día y en cantidades apropiadas. Además, consumir muchos carbohidratos en forma de fruta y verduras sin almidón, ayuda a equilibrar las hormonas y a reducir la inflamación.


Come más verduras


Las verduras están llenas de antioxidantes y vitaminas que combaten el estrés oxidativo y el daño cerebral. Los flavonoides, son unas sustancias químicas que se encuentran en las verduras de colores fuertes, y han demostrado ayudar con la memoria y la atención. Además, las verduras de hoja verde como la col rizada, las espinacas, las coles y el brócoli son ricas en nutrientes saludables para el cerebro como la vitamina K, la luteína, el folato y el betacaroteno. Las investigaciones sugieren que estos alimentos de origen vegetal pueden ayudar a frenar el declive cognitivo.


Consume suficientes proteínas


Todos requerimos un suministro constante de aminoácidos para hacer todos los procesos químicos cerebrales que necesitamos para pensar con claridad. La deficiencia de proteínas es causada por la falta de ciertos aminoácidos, específicamente los llamados "aminoácidos esenciales", ya que el cuerpo no puede producirlos por sí mismo. Las proteínas completas son fuentes de alimentos como la carne, los productos lácteos, el pescado y los huevos, que suministran todos los aminoácidos esenciales que necesitamos, y son la mejor manera de mantener al cerebro produciendo las suficientes hormonas que apoyan una estado buen estado de ánimo.


Tomar grasas saludables


Necesitas muchas grasas saludables para producir las "hormonas de la felicidad" y combatir la inflamación. Los altos niveles de inflamación son parcialmente causados por desequilibrios en los ácidos grasos y están relacionados con la depresión, el declive cognitivo, el aumento de peso y con muchos otros trastornos. Puedes encontrar algunos ácidos grasos saludables antiinflamatorios en alimentos como el pescado de pesca salvaje, los huevos o la carne de vacuno alimentados en pastos, ciertos frutos secos/semillas, y el aceite de coco y de oliva, y el aguacate.


Controlar el estrés


Las altas cantidades de estrés aumentan la producción de cortisol, lo que puede llevar a sentirse "conectado pero cansado", a aumentar de peso, a sufrir desequilibrios hormonales, disfunciones sexuales, insomnio, depresión y ansiedad. Deberías tratar de dedicar algún momento a diario a prácticas que le ayuden a reducir los niveles de estrés, como la meditación, el ejercicio, la lectura y pasar más tiempo en la naturaleza.


Hacer ejercicio pero no sobreentrenar


El ejercicio reduce la inflamación, ayuda a redicir el estrés y a aumenta los niveles de energía. El ejercicio también libera endorfinas, aumenta tu resistencia y mejora tu estado de ánimo. Sin embargo, demasiado ejercicio puede producir riesgos de desequilibrio hormonal e incluso más fatiga. Para la mayoría de las personas, un ejercicio moderado y regular puede ayudar a equilibrar las hormonas, mejorar la resistencia a la insulina y ayudarte a dormir mejor.


Regula desequilibrios hormonales


Una baja función tiroidea,  insuficiencia suprarrenal y el síndrome de fatiga crónica pueden aumentar los síntomas de neblina mental Estos desequilibrios hormonales son causados en su mayoría por los mismos factores que la inflamación: una dieta pobre, posibles sensibilidades e intolerancias alimentarias, estrés y falta de descanso. Puedes leer sobre cómo equilibrar tus hormonas naturalente aquí. 


Añadir suplementos


No existe un sustituto para una dieta saludable, descanso regular y ejercicio. Sin embargo, ciertos suplementos pueden ayudarte a despejar la neblina mental mientras establece una dieta saludable y implementas cambios en el estilo de vida.


  • Vitaminas B: sus deficiencias pueden hacer que te sientas cansado y malhumorado. Tomar un suplemento de complejo vitamínico B te ayudará a asegurarte de que estás en el rango óptimo.


  • Grasas saludables y Omega 3: son beneficiosas para ayudar a bajar los niveles de inflamación del cuerpo. Los Omega 3 equilibran la proporción de ácidos grasos en tu dieta y apoyan la salud cerebral.


  • Magnesio: es uno de los minerales más importantes para nuestros cuerpos, y su deficiencia puede conducir a ansiedad, una presión arterial alta, fatiga e incluso migrañas. El magnesio también es un relajante muy potente para el cuerpo y la mente.


  • Hierbas adaptógenas: Estas hierbas curativas ancestrales ayudan a regular los niveles de cortisol y apoyan a tu cuerpo a lidiar contra la fatiga y el estrés. Algunas de mis hierbas adaptógenas favoritas son la Albahaca sagrada, el ginseng y la Ashwagandha.



Déjame ayudarte a crear un plan nutricional y de estilo de vida que te ayude a alcanzar tus objetivos.